Somos un gobierno del pueblo y para el pueblo: Sergio Guzmán

El alcalde de Agua Dulce, Sergio Guzmán Ricárdez, puso fin a los excesos y privilegios que durante más de 15 años

Comunicado

Municipiosur.com

En la ceremonia de conmemoración del 209 aniversario de la Independencia de México, el alcalde de Agua Dulce, Sergio Guzmán Ricárdez, puso fin a los excesos y privilegios que durante más de 15 años realizaron anteriores gobiernos, al suspender de manera definitiva la ‘cena de gala’ que se ofrecía al ‘Jet Set’ de la política, ‘burguesía’ hidrómila y funcionarios estatales, tras el grito de independencia.

En las administraciones pasadas, convertían las oficinas públicas en salas para la convivencia donde solo podían participar familiares cercanos de los ediles, además de los representantes del gobernador y autoridades del gobierno federal.

Paradójicamente, justo la noche del 15 de septiembre cuando se festeja también la libertad, el palacio municipal dejaba de ser un edificio público para convertirse en el escenario de fastuosos festejos, donde se le prohibía pasar a cualquier ciudadano sino contaba con boleto de entrada.

Los costos por la celebración, podría superar varios miles de pesos, debido que se ofrecía antojitos mexicanos de cocina refinada, además de bebidas embriagantes de marcas internacionales.

En aquellos años, los invitados especiales, se asomaban desde la tercera planta del palacio municipal donde se encuentra el balcón climatizado y ambientada con música de orquesta, observaban como los aguadulceños corrían a los puestos ambulantes para protegerse de la lluvia.

Pero éstas excentricidades forman parte del pasado, debido que el presidente municipal, Sergio Guzmán Ricárdez, informó que tras dar el grito de independencia en el balcón central del palacio municipal, él y junto al cabildo, bajaran a la plancha del parque Libertad a cenar en los puestos que se instalaran en ese lugar, al eliminar la ‘cena de gala’.

“En Agua Dulce se acabó las tradicionales ‘cenas de gala’, nosotros somos un gobierno del pueblo y para el pueblo, no tenemos por qué hacer distinciones, en Agua Dulce no hay ciudadanos de primera o de segunda, ni mucho menos funcionarios privilegiados”, sostuvo Guzmán Ricárdez.