La espera que desespera

Por Maquiavelo
Desde que se inició el nuevo gobierno del estado de Veracruz con el ingeniero Cuitláhuac García se han presentado graves acusaciones y múltiples denuncias sobre desvíos de fuertes sumas de dinero y la existencia de cientos de aviadores avalados por la pasada administración estatal panista que presidiera Miguel Ángel Yunes Linares. La existencia de empresas fantasmas que se les otorgaron financiamiento con recursos públicos para obras que nunca se realizaron. Las cuestionadas ciudades judiciales en terrenos donde no existen escrituras y todo lo podrido que será dado a conocer en el transcurso de las próximas semanas.

Estos graves delitos bien documentados y con pruebas contundentes, han transcurrido más de 240 días y no hay ningún funcionario que haya sido detenido. Resulta más que extraño y encubridor que el poder judicial de la entidad no haya actuado sin que tampoco existan amparos o cualquier tipo de defensa que evite que estos servidores públicos no sean enjuiciados.

Se les ve a estos funcionarios de la pasada administración muy tranquilos y en sitios públicos con la seguridad de que no existen órdenes de aprehensión en su contra y disfrutando la impunidad total.

Pareciera que existe un acuerdo secreto de total complicidad que les permite disfrutar sin sosiego todo lo hurtado al pueblo de Veracruz. Si bien es cierto siguen las mismas autoridades judiciales que ellos impusieron y están vigentes.

En contraste de lo que ocurriera con el final del gobierno priista de Javier Duarte de Ochoa, quien desde que perdiera los comicios estatales de la gubernatura ya eran perseguidos y buscaban desesperados lejanos refugios en algún país en el extranjero.

Para cualquier analista político como extraña paradoja se imaginan que los que ganaron las pasadas elecciones en la entidad veracruzana fueron precisamente los del perdedor bloque opositor que creara el exgobernador Dante Delgado Rannauro en la antinatural alianza ideológica del PRD, PAN y MC.

La única explicación política que surge es que se esperan a que estén más próximos los comicios del 2021, para que el pueblo veracruzano no haya perdido la memoria de lo ocurrido en el pasado bienio. Una estrategia electoral que les permitiría a los de Morena triunfar nuevamente por el normal rechazo a los que desfalcaron las finanzas públicas y sumieron en la peor violencia e inseguridad al estado de Veracruz.

Se puede hacer todo tipo de especulaciones sobre todo por el conocimiento, congruencia y experiencia del presidente más poderoso de México, Lic. Andrés Manuel López Obrador, con una mayoría en el Congreso de la Unión.

El futuro de la izquierda de México y de América Latina está en manos del incansable tabasqueño.

El golpe político-comicial sería demoledor si son enjuiciados los verdaderos peces gordos de los pasados gobiernos tanto del federal del PRI y como el del PAN en el estado. Este evento debe realizarse, cuando se estén desarrollando a plenitud las campañas electorales y empiecen a ser detenidos los culpables del empobrecimiento y la inseguridad que se vive a lo largo y ancho del territorio mexicano, por lo que actualmente ocurre en el Estado de Veracruz sólo refleja una triste realidad.

No es el espíritu de venganza pero si el de justicia el que debe imperar.