Mujer vivía con gusano en el cerebro, pensaban era tumor cancerígeno

Además tenía pesadillas y alucinaciones, por lo que acudió a varios médicos sin que éstos le dieran alguna solución

Municipiosur.com
Agencias

Durante un año, una mujer vivió con un gusano en el cerebro. Los médicos pensaban que se trataba de un tumor cancerígeno.

En enero del 2008, Rachel Palma, una habitante de Nueva York, notó un cambio en su salud: sin explicación dejaba caer objetos y empezó a olvidar palabras.

Además tenía pesadillas y alucinaciones, por lo que acudió a varios médicos sin que éstos le dieran alguna solución.

Siete meses más tarde, un especialista en Mount Sabai le practicó una resonancia magnética donde apareció lo que parecía ser un tumor cerebral.

Cuando entró a cirugía los doctores notaron que una taenia (también conocida como tenia o solitaria) se deslizaba por el cerebro de Rachel.

Normalmente las solitarias salen del cuerpo al tomar antibióticos, sin embargo, el gusano en el cerebro de Rachel había crecido tanto que debió ser retirado con la operación.

Tras el procedimiento quirúrgico los médicos le informaron a la paciente que en su interior vivía un gusano. Ella, lejos de preocuparse, celebró que sus padecimientos hubieran sido provocados por un parásito y no por un tumor cerebral, que resulta altamente mortal.

Dejé de hacer preguntas y comencé a celebrar y aprovechar al máximo la vida porque en un instante se puede ir. Pensé que es asqueroso. No sabía que pensar. Me sentí aliviada en ese momento de que no era cáncer y de que no necesitaría tratamiento adicional. No me gustaría especular sobre cómo podría haberlo contraído porque no lo sé”… declaró Rachel Palma a la revista Livescience.

Los gusanos parasitarios suelen alojarse en los intestinos de los animales y llegan a los humanos cuando se consume carne poco cocida. Poseen varios ganchos retráctiles que les permiten sostenerse de los tejidos y órganos del portador, donde pueden vivir hasta 30 años.