La ciencia del CERN en tu vida cotidiana

Estos positrones chocaron con electrones y en la colisión se crearon un par de fotones

Municipiosur.com
Agencias

La ciencia aplicada en la vida cotidiana ha generado desarrollos tecnológicos deslumbrantes, así lo demuestra la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN, por sus siglas en francés), donde al estudiar el origen de universo, también generó conocimiento que llevó al desarrollo de tecnología que hoy en día tiene importantes aplicaciones en los campos de la salud y las telecomunicaciones.

Por ejemplo, las pantallas táctiles que actualmente ocupamos en los dispositivos móviles, la World Wide Web (WWW), la PET (tomografía de emisión de positrones) y la radiografía a color, son algunas de las principales contribuciones tecnológicas que ha realizado el CERN. Así lo subrayó Gerardo Herrera Corral, científico del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) de México, durante su charla “El Gran Colisionador de Hadrones y sus aplicaciones”, que impartió en el Complejo Cultural Universitario (CCU), de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), México.

PET

En 1977, la física Marilena Bianchi realizó una estancia sabática en el laboratorio de la radiobióloga del CERN, con una solicitud inusual. Pidió su ayuda para crear la primera imagen de un ratón con una cámara PET.

Los físicos del CERN que la ayudaron fueron David Townsend y Alan Jeavons. Este último había desarrollado un nuevo detector, basado en una cámara de alta densidad, y Townsend había desarrollado el software para reconstruir los datos del detector y convertirlos en una imagen.

Una vez que estuvieron listos, Townsend le pidió a Bianchi, quien estaba desarrollando aplicaciones médicas de tecnologías CERN, que le inyectara a un ratón una pequeña cantidad de radioisótopo de corta duración, que fue absorbido por el esqueleto del animal.

El isótopo que inyectó emitió positrones. Estos positrones chocaron con electrones y en la colisión se crearon un par de fotones. Los fotones salieron en direcciones exactamente opuestas.

Al colocar dos detectores alrededor del ratón, Jeavons y Townsend recogieron estos pares de fotones, señalando dónde ocurrieron las aniquilaciones de positrones. Días después, David Townsend tenía el primer escaneo de ratón realizado con una cámara PET.

El PET no se inventó en el CERN, pero el trabajo realizado por los científicos del CERN Jeavons y Townsend hizo una importante contribución a su desarrollo, tal como explicó Herrera Corral.

Pantallas táctiles

El CERN ha contribuido a lo largo de sus historia a la creación de diversos desarrollos tecnológicos que hoy son indispensables en la vida diaria del ser humano, pero la mayoría de las veces no se sabe que tuvieron su origen en el laboratorio más grande del mundo ubicado en Ginebra, Suiza, subrayó el científico mexicano.

“Las pantallas que ahora todo mundo usa en sus celulares se desarrollaron en el CERN y poca gente los sabe. Las pantallas táctiles se desarrollaron a partir de la creación del detector SPS, que es el proyecto anterior al Gran Colisionador de Hadrones”.

Esto fue gracias a que uno de los miles de físicos que ahí colaboraban quiso simplificar la manera de monitorear en pantallas todas las operaciones del detector, entonces se le ocurrió hacer una pantalla transparente.

WWW

Otra de las grandes aportaciones que ha realizado el CERN es World Wide Web (WWW), que hoy en día permite conectarnos y compartir información en cualquier parte del mundo.

En 1989, el científico británico Tim Berners Lee inventó la World Wide Web, mientras trabajaba en el CERN. La red fue concebida y desarrollada originalmente para satisfacer la demanda de intercambio automático de información entre científicos de universidades e institutos de todo el mundo.

Fue tan sólo cuatro años después, cuando en 1993 el CERN puso el software World Wide Web para el dominio público y hoy todo mundo puede navegar a través de la triple «W».

Radiografía a color

Una de las más recientes aportaciones del CERN es la radiografía a color, que si bien la desarrolló una compañía de Nueva Zelanda, este avance tecnológico es gracias a un chip desarrollado en el CERN.

Esta nueva tecnología llamada “Spectral CT”, hace que el sensor mida la atenuación de las longitudes de onda específicas de los rayos X en la medida que pasan por los diferentes materiales, huesos, grasas, tejidos, etcétera.

Los datos generados se procesan mediante de algoritmos específicos y entonces se genera una imagen 3D que claramente muestra músculo, hueso, agua y grasa, entre otras cosas.

Por estas innovaciones y otras que mejoran la calidad de vida de los seres humanos y que se desarrollan a partir de la ciencia básica, es que se debe aportar la ciencia, señaló el especialista en física de partículas.