EL SEGURO SOCIAL EN MEJORES MANOS

Por Gabriel García-Márquez

A muchos nunca les gustó el nombramiento de Germán Martínez al frente del Instituto Mexicano del Seguro Social, toda vez que siempre se manifestó en contra del presidente Andrés Manuel López Obrador cuando era militante del Partido Acción Nacional y gente muy cercana a Felipe Calderón. La traición de Germán Martínez al PAN dejó mucho que desear y si alguien no está convencido de un proyecto como en este caso él lo había manifestado antes de convertirse en candidato plurinominal al senado por Morena, pues era de suponerse que no acataría al pie de la letra las instrucciones del gabinete.

Es de todos sabido la situación por la que atraviesa el Instituto Mexicano del Seguro Social desde hace muchos años. No es fácil que de un día para otro se resuelvan los problemas que históricamente ha venido padeciendo el Seguro Social como son la falta de medicamentos, instalaciones en mal estado o falta de especialistas.

El esfuerzo realizado por los directores anteriores y los delegados o subdelegados del IMSS ha sido enorme y nunca se ha pensado que es una labor fácil mejorar el servicio en las clínicas, toda vez que la población va en constante aumento y el incremento de los derechohabientes es exponencial. La infraestructura hospitalaria no ha crecido a la par de este crecimiento poblacional.

Es cierto que en el Seguro Social hay mucho por hacer, pero Germán Martínez no era la persona indicada para resolver el rezago histórico de este Instituto que ha sido modelo en Latinoamérica en materia de medicina social. El problema como en muchos casos es la falta de recursos.

Ahora le toca al chiapaneco Zoé Robledo Aburto entrar al relevo. El hijo del exgobernador Eduardo Robledo Rincón, llega como nuevo director del IMSS después de pasar fugazmente por la Subsecretaría de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación. Anteriormente fue diputado local en el congreso de Chiapas por el distrito de Motozintla y luego sería coordinador de campaña de Andrés Manuel López Obrador en Chiapas. En el 2012 fue senador por el PRD para luego sumarse a Morena.

Zoé Robledo es un político de carrera, por lo que sabe en lo que se está metiendo y ha prometido al presidente que no le va a fallar ni a él ni a los derechohabientes. Robledo retoma el proyecto el proyecto con base en las reglas establecidas por la Secretaría de Hacienda, que es la dependencia que decide la manera en que se deben emplear los recursos económicos en las dependencias y los organismos descentralizados.

Mucho se espera del nuevo director del IMSS, sobre todo porque ya no hay tiempo que perder, ni para anteponer excusas como lo hizo el saliente Germán Martínez, quien por cierto ni tonto ni perezoso solicitó su reincorporación al senado y que no les sorprenda que Marko Cortés le abra las puertas de nueva cuenta en Acción Nacional aun cuando los haya traicionado.

SE AGRAVA EL DESABASTO DE AGUA

Continúa la escasez de agua en varias colonias de Coatzacoalcos, ya solamente por las noches cae un chorrito en los tinacos de la zona poniente de la ciudad. Por lo visto no hay para cuando se resuelva este problema. En un principio los empleados de la CAEV contestaban los teléfonos y daban una explicación a los usuarios que llamaban para saber cuándo se restablecería el suministro; sin embargo, ahora les ha dado por esconderse y hacer oídos sordos, pues ya ni siquiera contestan las llamadas a los usuarios.

Hay colonias, viviendas o edificios de departamentos donde no tienen la posibilidad de adquirir pipas de agua, pero el organismo ni siquiera se les acerca para llevarles tambores o lo necesario para el suministro del vital líquido.

En este organismo encargado del suministro de agua a nadie le interesa resolver el problema, por lo menos deberían recorrer las colonias para ver de qué manera resuelven el desabasto o mínimo se dignen a contestar el teléfono y dar una esperanza a quienes llaman.

Por cierto, ¿alguien sabe cómo se llama el director de la CAEV en Coatzacoalcos?