La amnesia de Claudia

Por Maquiavelo
No se midió la dirigente nacional del PRI, Claudia Ruiz Massieu al afirmar que los que gobiernan necesitan de la experiencia y capacidad del PRI.

Se requiere de ese singular talento para que exista la corrupción en todas las áreas oficiales y robar hasta saquear las finanzas públicas a fin de que persistan las clases marginadas sumidas en la mayor pobreza de la historia mexicana. Si es por eso… la asiste toda la razón en hacer esa declaración durante su pasada visita al estado de Veracruz.

Debe reconocer la dirigente del tricolor que los del PAN aprendieron rápidamente, ya poseen esa experiencia que se requiere para robar cuando se gobierna, sobre todo cuando se encuentran en la cima del poder.

Aceptó Ruiz Massieu que el PRI nacional y estatal deben renacer de sus cenizas al percatarse que el partido tricolor veracruzano está muerto y fue incinerado.

Al hacer fuertes críticas al gobernador Cuitláhuac García y al equipo de funcionarios que lo acompaña, sufrió un ataque de amnesia y no recordó que el último gobernante priista en Veracruz fue Javier Duarte de Ochoa, que se encuentra en la cárcel, precisamente por contar con ese particular talento priista de ser experto y congruente con su cargo para dejar sumido en la miseria a un estado con sus más de ocho millones de habitantes.

Para Claudia Ruiz sigue con la idea de que el Veracruz pertenece al PRI y lo confirma al asegurar que: “en el 2021 recuperarán el espacio que nos corresponde al partido”. Al mismo instituto político de Peña Nieto y Duarte de Ochoa.

Para que no haya dudas reiteró, “que su partido ha tenido que aprender dolorosamente de sus caídas y que sabe renacer y siempre vuelve más fuerte”.

Es serio el Alzheimer de la líder priista, al afirmar que contaba con un padrón de 6 millones 786 mil 761 militantes y resulta que su militancia está reducida a un millón 159 mil 320.

El enemigo es el PAN

La presión popular que existe para que el gobierno federal tome medidas para castigar a las personas que mayor daño le han hecho al país y en el caso concreto al estado de Veracruz, se concentra de manera especial en funcionarios del PAN, encabezados por el expresidente Felipe Calderón Espinosa y el exgobernador Miguel Ángel Yunes Linares.

La libran por alguna razón desconocida los exmandatarios Vicente Fox y Enrique Peña Nieto.

Al que no se menciona en estas fuentes extraoficiales es a los expresidentes Luis Echeverría y Carlos Salinas, sobre todo a este último tan mencionado por el propio López Obrador como líder de la mafia del poder.

Los rumores que se corren en la Fiscalía General de la República se concentra sobre exfuncionarios de Acción Nacional, al parecer es el partido político de mayor encono y oposición a los gobiernos de Morena.

La idea que persiste es poner como ejemplos a exgobernantes panistas y con ello terminar la campaña mediática y la feroz crítica desatadas por sus coordinadores de las bancadas legislativas de ese instituto.

Dentro del grupo de senadores opositores destaca el liderazgo asumido por el exgobernador veracruzano Dante Delgado Rannauro.