“Con la vara que mides, serás medido”. Vicente Aparicio, líder de los albañiles de la CTM, anda de “llorón”. Se queja de la CATEM, el nuevo sindicato de MORENA. En los gobiernos priistas, Aparicio y su “padrino político” se “zurraban” arriba de todo mundo, pues tenían todo el “pinche poder”. El dirigente de los albañiles ya ha “mamado” mucho en su cacicazgo de 30 años

Los líderes sindicales que se “protegen” con las siglas de la: CTM, CROC, CROM y CNOP, durante años se encargaron de disfrutar y ejercer el “pinche poder sindical” a su pleno antojo. Desde la década de los 80’s a la fecha, es decir, durante casi 40 años, los “dirigentes sindicales”, aquí en la región sur, pero sobre todo en el área de Coatzacoalcos, no permitieron que nadie se metiera en su “territorio” y en sus “sagrados negocios”, en especial en la sabrosa área de la construcción, donde lo fuerte es la contratación de la “mano de obra”. Una de estas figuras emblemáticas de “cerrazón ideológica” en el sindicalismo sureño, lo representa Vicente Aparicio Rosario, un personaje “formado” y “hecho” por Carlos Manuel Vasconcelos Guevara, líder regional de la CTM. Cuando el PRI gobernó el país, aquí en Coatzacoalcos, los únicos “chicharrones que tronaban” eran los de la CTM. Todas las obras en construcción, el 80%, las “controlaba” Vicente Aparicio, el 20% restante, la CTM se las daba como “huesos” para los perros a la: CROC, CROM, CNOP y FATEV, esa fue su fórmula para mantenerlos “mansos” durante cuatro décadas. Lo anterior que acabamos de citar, es una gran realidad que nadie puede negar. ¡Señores!, acabamos de leer las recientes declaraciones de Aparicio Rosario, donde se queja de la llegada de CATEM, un sindicato 100% de MORENA y que cuenta con el respaldo del Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador. Ahora resulta que de “viejo”, en efecto, Vicente anda de “Magdalena”, es decir, de llorón por la “presencia” de la CATEM en el pueblo. ¡Por el amor de dios!, ¿Qué acaso ya se le olvidó a Vicente Aparicio todas las “barbaridades” que cometió para quedarse, ya sea a la “buena” o a la “mala” con obras que se iban a construir, despojando de los trabajos a otras centrales obreras?. Vicente Aparicio y su sindicato de albañiles de la CTM, siempre ha sido un “soberano cabrón”, por lo regular utiliza la violencia para apoderarse de obras, es decir, para “despojar” a otros sindicatos de la “mano de obra”. Siempre hace “pleito ranchero” para lograr sus objetivos. El dato duro: 1.- Con la CATEM, Vicente Aparicio se la va a “pelar”. Los líderes de la CATEM, no son “dirigentes débiles”, es todo lo contrario, son hombres: “bragados” y con muchos “huevitos” que van a defender la plaza de Coatzacoalcos con “todo” y contra “todos”. Los “cacicazgos sindicales priistas”, como el que representa Aparicio, son lo que le han hecho mucho daño a: México, Veracruz y Coatzacoalcos. La llegada de nuevas centrales obreras, es una opción positiva, pues solo así llegarán a su fin los eternos “caciques sindicales”, hombres y mujeres que solo se la han pasado “mamando” y “mamando”, siempre jodiendo al prójimo. Son tipos que aplican la ley del embudo: “Lo más ancho para ellos, y lo más delgado para sus rivales”. “Con la vara que mides, serás medido”.