Claudia Balderas, niega tener cualquier “relación” con Mario “El Gato” Espinoza, “asesor” en el Senado de la República, quien abusó de una niña de 13 años en Villa Allende. Entonces los “cochinos trompudos” son: Martí Batres y Ricardo Monreal, quienes le dieron “chamba” en el Senado. Claudia es muy “trompudita”

A doña Claudia Balderas Espinoza, Senadora de la República por MORENA, le ha crecido aún más su “trompita” con todas las mentiras que dice luego del arresto de Mario “El Gato” Espinoza Zetina, quien el pasado fin de semana fue detenido luego que abusó de una niña de 13 años, hecho que ocurrió en un motel de Villa Allende. La “legisladora guinda”, luego de ser informada que su presunta “pareja sentimental” fue capturado por la policía, hizo público lo siguiente: “Yo no tengo pareja sentimental, ni estoy casada…pueden investigar…saludos cordiales”. Vamos a suponer que sea cierto lo que “grita” Balderas Espinoza, a pesar de las docenas de “fotos amorosas” que existen entre ella y Mario, las cuales circulan en las redes sociales. Olvidémonos que exista una “relación sentimental” de la Senadora y su “Machaca Piña”, esta no existe, (sic). Hoy la gran pregunta es solo una: ¿Quién chingaos le dio trabajo en el Senado de la República a Mario Espinoza?, como Claudia Balderas, afirma que a dicho tipo ni lo conoce, entonces, los responsables de haberle dado “chamba” en el Senado de la República a Mario son: Martí Batres, Presidente de la Mesa Directiva en el Senado; Ricardo Monreal, Coordinador de los Senadores de MORENA o Julia Gutiérrez Cabrera, directora general de Recursos Humanos en el Senado de la República, esta última persona es quien firma el ingreso de Espinoza Zetina al Senado con un contrato de “prestación de servicios profesionales”. Lo que todo mundo se pregunta en Coatzacoalcos es lo siguiente: ¿Cómo fue que Mario Espinoza pasó los “filtros de confiabilidad” en el Senado para que nadie se diera cuenta que el señor tiene cuentas pendientes en los Estados Unidos? Lo anterior es algo inaudito. Mario, es decir, “El Gato”, tuvo que tener una súper “palanca política” para pasar dichos “filtros” que se aplican en la “Cámara Alta”. Como Claudia Balderas, “ya se lavó las manos” con su “Gato”, pues lo que queda claro es que: Batres, Monreal o Gutiérrez, se han dado a la tarea de contratar como “asesores” del Senado de la República a: “pillos”, “violadores” y “abusadores de niñas”. Lo anterior, no es tener ni tantita madre.