UN PANORAMA SOMBRÍO

Gabriel García-Márquez

Como cada año que comienza, nos fijamos metas y propósitos que cumplir, tanto en el aspecto personal como en lo profesional. Con entusiasmo hacemos una larga lista de pendientes que no pudimos cumplir durante el año que concluye y le agregamos nuevos objetivos que vamos logrando durante el año.

Sin embargo, este 2019 las cosas no nos pintan nada bien. El panorama es realmente sombrío. No hay entusiasmo y el pesimismo se ha apoderado de la gente de este puerto, que siempre se ha caracterizado por ser alegre.

Los hechos sangrientos y los acontecimientos lamentables han orillado a muchas familias a emigrar hacia otros lugares, con la intención de recuperar la tranquilidad y la paz que la delincuencia les ha robado.

Varias familias fueron atacadas por los delincuentes, irrumpiendo con violencia dentro de sus hogares, aun estando ellos adentro. No les importó que estas personas fueran de la tercera edad. Para apoderarse de sus bienes, rompieron las puertas con una barreta y echaron mano de la rudeza innecesaria, poniendo al borde de la muerte a personajes respetables de esta localidad.

Durante el año que concluyó empresarios, restauranteros, comerciantes y profesionistas emprendieron la huida, cerrando sus negocios al ser amenazados y extorsionados por los malosos, que exigen elevadas cuotas por concepto de derecho de piso.

Muchas fuentes de trabajo se han cerrado y esto ha afectado no nada más a los propietarios, sino también a las familias de trabajadores que se han quedado sin empleo y que al inicio del año no encuentran donde ocuparse para llevar el sustento a sus hogares.

En diciembre los asaltantes hicieron de las suyas, robando y despojando de su aguinaldo a cuentahabientes al salir de los bancos o al asistir a los centros comerciales. Esto sin mencionar los secuestros que no se han detenido.

Las principales tiendas de licores fueron asaltadas hasta con un camión de redilas, llevándose mercancía, el dinero de la caja y de los clientes que se encontraban en el lugar.

Se perdió el respeto, no hay temor a la policía y no se tientan el corazón para atacar a quien se les ponga enfrente.

Se habla mucho de los mil elementos policiacos que llegaron a proteger a la ciudadanía, pero no se les ve por ningún lado y si acaso patrullan las calles, no han podido hacer nada por evitar que los delincuentes ataquen a la población indefensa.

YA VIENE LA GUARDIA NACIONAL

El presidente Andrés Manuel López Obrador se ofendió por una publicación a ocho columnas del periódico Reforma, que dice “Crecen ejecuciones con AMLO en 65%”. Mañana lo aclarará, porque afirma que esto es falso. Ya veremos también si la futura Guardia Nacional podrá resolver de tajo el grave problema de la violencia y la delincuencia que tiene aterrorizados a los mexicanos en todos los rincones del país.

Con que el gobierno cumpla con este propósito, nos daremos por bien servidos.