Gobernabilidad de Veracruz, ¿en riesgo?

Iván Calderón

Ha trascendido que en el municipio de Cosamaloapan un grupo de personas se están organizando para tomar el palacio municipal y exigir la renuncia del alcalde, mientras que en Catemaco harán lo propio ante los nulos resultados de su primer edil.

Incluso, existen voces que aseguran que ciudadanos de Coatzacoalcos, Minatitlán y Xalapa, entre otras poblaciones más, estarán haciendo lo mismo, manifestándose y secuestrando las instalaciones de los ayuntamientos, tal y como está pasando en Santiago Tuxtla, donde una notable minoría mantiene en jaque a una localidad entera bajo irracionales caprichos, pues aquí no es por falta de obras o acciones, si no por cuestiones meramente políticas, pues su principal solicitud de la no creación del municipio 213 ya se hizo realidad.

Con lo anterior, si Cuitláhuac García Jiménez, así como Eric Cisneros Burgos, no ponen especial atención en estos temas, se espera un gris periodo de ingobernabilidad, donde el estado de derecho sea inexistente, ya que de asuntos locales, estos seguramente saltarán a la esfera estatal.

Quitando las legítimas manifestaciones por parte de la ciudadanía. De sentarse el precedente de solapar estas acciones como está sucediendo en el municipio tuxtleco, en un futuro no muy lejano cualquier grupo pudiera apoderarse hasta del Palacio de Gobierno, azuzados por enemigos políticos o “fuerzas externas”, retornando así en aquellas épocas de expresiones fuera de la ley que colapsaban a ciudades enteras.

Y lo anterior, no debe, ni tiene que pasar.

Sin duda.

Es más, el día de ayer un grupo de maestros de la Movimiento Magisterial Veracruzano se querían meter hasta la cocina de la Secretaría de Educación y se plantaron frente a su titular Zenyanzen Escobar García, e innegablemente esta será la primeras de muchas expresiones que ojalá se ejecuten respetando el derecho de terceros.

De esta manera, el Secretario de Gobierno Eric Patrocinio Cisneros Burgos,  como responsable de la política interna de la entidad, debería de ubicar los focos rojos del territorio veracruzano y no permitir que ningún caldo de cultivo sea óptimo para la nueva oposición.

De lo contrario se estaría dando juego a sectores políticos que buscarán cualquier pretexto para marchar a la capital del estado y volver a cerrar el primer cuadro de la ciudad, acciones que serían totalmente lamentables.

Y es que ya sea como mentira o verdad, precisamente un sector muy importante pobladores de Santiago Tuxtla, de comunidades enteras y la cabecera municipal, hartos del secuestro de su Palacio Municipal, buscan la manera de que sean tomados en cuenta, mientras que las autoridades locales tratan de mesurar las cosas.

Se tiene que decir, se está demostrando que Eric Cisneros será el Juan Camaney veracruzano.

La neta.

Sin embargo, el número dos del organigrama estatal, con funciones de uno, no se puede convertir tampoco en un todólogo, y antes que todo debe de dar soluciones y resultados en torno a su encargo. Luego, si quiere puede ser Juez, Parte, titular de Protección Civil, Asesor, Abogado, Legislador, Vocero, y hasta el mero titular del Gobierno de Veracruz, al final tiene la sartén por el mango.

@IvanKalderon

ivancalderonflores@outlook.com