TAMAULIPAS: SALPICADERO

AL PIE DE LA LETRA
Raymundo Jiménez

A mediados de julio de 2020, casi tres meses después de haber sustituido al senador veracruzano Ricardo Ahued en la Administración General de Aduanas, Horacio Duarte anunció que para garantizar la recaudación que se genera en las 49 aduanas del país implementaría una estrategia para combatir el contrabando de combustibles y mercancías, delito que había alcanzado niveles críticos en los puentes de Nuevo Laredo, Reynosa y Matamoros, en el estado de Tamaulipas.
En esa ocasión, Duarte Olivares informó que habían detectado que combustible de los Estados Unidos entraba prácticamente sin ningún mecanismo de coordinación.
De los administradores de aduanas que le heredó Ahued, el abogado mexiquense dijo que en ese momento seis eran investigados junto con la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda, que otros tres fueron separados de sus cargos, que uno decidió renunciar previo a su llegada y que dos más habían sido removidos.
Sin embargo, casi diez meses después de haber asumido el cargo, Horacio Duarte no ha podido frenar el contrabando de combustible, en cuya red están implicados empresarios gasolineros, autoridades federales y de Tamaulipas, vinculados con el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca –cuyo desafuero acaba de solicitar la Fiscalía General de la República a la Cámara de Diputados al acusarlo penalmente de los delitos de delincuencia organizada, operaciones con recursos de procedencia ilícita y fraude fiscal–, los cuales participan de este ilícito negocio que genera ganancias mínimas de 500 millones de pesos en perjuicio de Pemex y el fisco.
De acuerdo con un expediente de la Comisión de Energía de la Cámara baja del Congreso de la Unión, el contrabando de combustible, principalmente de gasolina, sigue ingresando por las Aduanas de Reynosa, Matamoros y Nuevo Laredo, en contubernio con empresas mexicanas que cuentan con permisos legales para la importación de hidrocarburos.
La distribución de combustible ilegal abarcaría al menos 200 empresas, entre comercializadoras, transportistas de hidrocarburos y gasolineras que ofrecen la Magnum entre los 16.4 y los 16.9 pesos, por debajo de lo ofrecido por Pemex, que oscila entre los 18.6 y hasta los 21 pesos.
Según la denuncia, la empresa mexicana importadora de gasolinas es Nexoil, cuyos principales proveedores son las firmas estadounidenses L. Energy International LLC y Serv Energy LLC, establecidas en Texas. Pero los excedentes de combustible son declarados presuntamente como aceites, lubricantes, refinados de petróleo, aditivos y petroquímicos, para evadir fiscalmente el pago del IEPS.
Una vez en México, el combustible importado por Nexoil es distribuido a sus dos principales comercializadoras: Marlaya S.A. de C. V. y Karina Melissa Guerrero Rodríguez, quienes cuentan con los permisos de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), H/21915/COM/2018 en Jalisco y H/22244/ COM/2019) en Tamaulipas, respectivamente. Guerrero Rodríguez, a su vez, utiliza a las transportistas Kame Combustibles y Marvic Petroleum –que no cuentan con permisos para trasladar hidrocarburos–, señaladas de clonar pedimentos de importación de gasolina y diésel para simular la legal procedencia del combustible.
En el último bimestre de 2020, Guerrero Rodríguez facturó importes superiores a los 2 mil millones de pesos por unos 115 millones 574 mil litros vendidos a más de 200 empresas distribuidoras, comercializadoras y estaciones de servicio en el norte y centro del país.
Por ejemplo, la empresa Maquiladora de Lubricantes, asentada en Nuevo León, compró a Guerrero Rodríguez 179 millones 237 mil litros de gasolina por 2 mil 59 millones de pesos durante 2020, así como 110 millones 549 litros de diésel por mil 280 millones de pesos.
Maquiladora Lubricantes provee además, en Sinaloa, a la empresa Diesel Max Internacional; y Marissa del Carmen Heras López a Faja de Oro Abastos, y en Chihuahua a Energética Carvel, S.A. de C.V., que reporta la compra a Guerrero Rodríguez de 113 millones 744 mil litros de gasolina por mil 459 millones de pesos y de 142.5 mil litros de diésel por mil 902 millones de pesos.
El diario Reforma publicó este miércoles que en el contrabando de combustible está involucrado personal de Aduanas, de la Guardia Nacional y la Policía estatal, éstos últimos por permitir el tránsito de autotanques y pipas de combustible que no cumplen con las normas de seguridad respectivas. Igualmente señala que la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) ha sido omisa en denunciar los precios públicos por debajo del costo de adquisición del hidrocarburo.
En la red de tráfico ilegal de combustible desde la Aduana de Reynosa implican también al Secretario General de Gobierno de Tamaulipas, César Augusto Verástigui Ostos, quien supuestamente solicitaría “cuotas” a pipas de otras empresas.

ARIAS LOVILLO POR MC
Este jueves, a las 18:55 horas, en un hotel ubicado sobre la avenida Ruiz Cortines, el coordinador estatal de Movimiento Ciudadano, Sergio Gil Rullán, hará la presentación del doctor Raúl Arias Lovillo, ex rector de la Universidad Veracruzana, como candidato del partido naranja a la presidencia municipal de Xalapa.
El académico de la UV, como se recordará, pretendía ser candidato independiente, pero desistió de esa aspiración luego de ver que difícilmente reuniría las 12 mil firmas que como mínimo exige legalmente el Órgano Público Local Electoral (OPLE) para otorgarle el registro.
¿Cuántos votos le sumará al partido del ex gobernador Dante Delgado? Ya lo sabremos en junio próximo.

Be the first to comment

Deja un comentario