No está obligado a comparecer. ¿Te haces o eres?

Por Jorge Yunis Manzanares

Hoy, comentare muy a mi óptica y estilo de escribir, una nota que circula en medios electrónicos noticiosos, una declaración lánguida que emana del titular del Ejecutivo del Estado, el Ing. Cuitláhuac García Jiménez, fiel a su estilo diáfano, sin palabras rimbombantes y mucho menos fuera de foco, señala que, fue invitado a comparecer dentro de la investigación que se sigue por hechos ocurridos en la ciudad de Minatitlán, Veracruz, aquí muy cerca de donde me encuentro, referente a la indagatoria que se sigue por el homicidio de 14 personas en meses pasados.

Es importante aclarar que, mi punto de vista estrictamente personal y ajustado a la ley, es eso un punto de vista jurídico, de sana crítica y lógica jurídica, no buscamos reflectores ni algo por el estilo, solo es, aportar a quienes me siguen en las redes un ejemplo de lo que, cuando se está en el poder, debemos de ejercerlo con la ley en la mano y ser de una sola pieza, ser un buen juez, que empecemos por los de casa.

En días pasados, opine sobre la falta de probidad y de conocimiento o desconocimiento de la norma penal en que incurría el actual espurio fiscal especializado en combate a la corrupción, hoy, por otra ocasión más, explicare porque, esta figura sigue sin ser útil a la gente que reclama justicia.

COMENTARIO JURIDICO

Es importante aclarar que con bombo y platillo el Fiscal General informo que se le había ejecutado una orden de aprehensión a un detenido de nombre Adrián N, por la comisión del delito de homicidio de 14 personas en la ciudad de Minatitlán, Veracruz, en tal tesitura, debo de señalar que corrió termino de plazo constitucional y se le vinculo a proceso por el antijurídico señalado al imputado y ahora vinculado a proceso; luego entonces de la secuela procesal, también se estableció plazo de investigación formal o judicializada, la pregunta es, el fiscal que cita al Gobernador del Estado es entonces el titular de la Sub unidad de Minatitlán, Veracruz, o fue exhortado por un fiscal de la Capital del Estado para la invitación a comparecer en calidad de testigo.

Cual quiera que haya generado la invitación del titular del poder ejecutivo, no actualiza la hipótesis del código penal federal por proceder contra una persona con excepción de ley como lo es el Gobernador y los secretarios de despacho que también fueron invitados a comparecer según el propio Ejecutivo, porque no es una indagatoria contra Cuitláhuac García Jiménez, es decir, el fiscal tratando de hacerse pasar por una persona sapiente, intenta sorprender a propios y extraños, tomando la decisión desde su escritorio y ordenando la comparecencia de los funcionarios de primer nivel y del propio ejecutivo, caso que no se discute por la índole del tema y de quienes se trata.

Pero una vez más las pifias del Fiscal General, hacen que sus subordinados, implícitos el Fiscal Anticorrupción Marcos Even Torres Zamudio y quien emite las invitaciones, y tengan que poner la cara ante la sociedad para soportar un error garrafal más del Brillante Jorge Winckler, quien en su afán de protagonismo, pasa por alto el ordenamiento de aplicación nacional en su número 365 fracción segunda, donde este instrumento normativo enmarca de forma trasparente que el Gobernador del Estado y los secretarios de Despacho no pueden ser citados o invitados a comparecer como testigos, con ello, desde el momento en que queda al descubierto por el medio que sea, el fiscal anticorrupción que es un maestro del derecho, debe y si no lo ha hecho que lo haga, apertura la respectiva carpeta de investigación, contra del servidor público que se atrevió a enviar la invitación a los señalados servidores públicos, por los delitos de INCUMPLIMIENTO DE UN DEBER LEGAL Y ABUSO DE AUTORIDAD.

Con la Salvedad que, si este Fiscal Marcos Even, no lo hace, también recae en INCUMPLIMIENTO DE UN DEBER LEGAL y demás consiente el abuso de autoridad flagrante y con ello ENCUBRE, ante ello, la Fiscalía General de la Republica tiene la facultad jurídica de ejercer la atracción de los hechos e iniciar una indagatoria, puesto que existe un ilícito que causa impacto social al atentar contra el bien jurídico tutelado de la Figura del Gobernador.

Por ello, es imperante que si queremos tener resultados en materia de procuración de justicia, tengamos funcionarios con la capacidad de discernir cómo y en qué momento de debe de actuar y que rigor se debe de imponer, una pifia de esta magnitud donde se abusa de la autoridad y se exceden las atribuciones de la fiscalía, conculcando derechos claramente establecidos en la carta magna y leyes secundarias en motivo suficiente para llevar al fiscal actual frente a un tribunal y proceder contra de él y sus subordinados, sin menos cabo del juicio político que procede en consecuencia.